ADRIÀ BORREGUERO

¿Cuál ha sido tu recorrido en el mundo del voleibol hasta el momento?

Adrià Borreguero, Entrenador del equipo cadete femenino.
Adrià Borreguero, Entrenador del equipo cadete femenino.

Si la memoria no me falla, llevo 25 años ligado al mundo del voleibol. Empecé a los 6 años en las Escuelas Deportivas Municipales, en el patio de la Casa de la Joventut de Xàtiva con Pilar Larriba, he pasado por todas las categorías del club desde alevines consiguiendo campeonatos autonómicos, hasta juveniles donde conseguí acudir a mi único Campeonato de España de clubes en Llanes en el año 2006, quedando en 13º lugar. Como nota curiosa, el entrenador de aquel equipo fue Dani Sauco que, con el paso de los años, fuimos compañeros dentro y fuera de la pista. Recuerdo a Pilar Larriba, Arturo Bellver, Dani Sauco, mis entrenadores en Cheste, Fernando Mirasol, Charlie Brenlla…

Cuando inicié mi etapa senior ya tenía inquietudes por entrenar y empecé ayudando a Pilar en las escuelas; puedo decir orgulloso, que el primer balón que tocó el líbero del SM, fue conmigo en esa etapa. En los años sucesivos, me saqué los títulos de entrenador hasta conseguir el Nivel III en Barcelona en el año 2014.

Desde aquí quiero darle las gracias a Pedro Avia que me dió la oportunidad de ayudarlo en su labor como primer técnico del primer equipo y que me permitió introducirme en la Superliga2.

Puedo decir que mi etapa como entrenador del primer equipo del club, viene de rebote; pues empecé como asistente y llevando la preparación física del grupo, pero el que iba a ser primer entrenador no pudo hacerse cargo, y el club, me dió dicha responsabilidad que afrontamos de la mejor manera posible.

¿Qué es lo que más te gusta del voleibol?

Lo que más me atrajo del voleibol es la incertidumbre que crea cada situación del juego. El voleibol requiere de un orden y comunicación entre todos los componentes del equipo al tratarse de un espacio de juego tan reducido, y de una especificidad técnica que otras modalidades deportivas no tienen, y que hacen de este deporte, uno de los más bonitos de presenciar.

Cuando no estás haciendo algo relacionado con el voleibol, ¿qué otros deportes te interesan?

Partiendo de la base que he estudiado F.C.A.F.E, me interesan todos los deportes. Me gusta conocer todo aquello relacionado con el deporte, tanto dentro, como fuera. Además, intento adquirir técnicas o estrategias utilizadas en otros deportes, e implementarlas en los entrenamientos.

Por otra parte, como culo inquieto que soy, me encanta practicar cualquier deporte que tenga a mi alcance.

Este año será entrenador del equipo cadete femenino, ¿tienes algún objetivo para esta temporada?

Nuestros objetivos generales, sobretodo en estas categorías, es ser mejores jugadoras y entrenador, de cómo empezamos. Las propias jugadoras establecen unos objetivos personales que quieren conseguir, y me dan una referencia del punto de partida, además, planteamos objetivos grupales que podamos alcanzar.

Siempre evalúo el sistema de competición y los equipos rivales para plantearme objetivos competitivos. Y divido la temporada en dos, la primera vuelta me permite valorar si el trabajo realizado en los entrenamientos es el correcto y los objetivos semanales que planteamos las jugadoras y yo los cumplimos (técnicos, tácticos, actitudinales); la segunda vuelta la utilizamos para igualar los resultados de la primera y sobretodo, intentar igualarnos a los equipos que en la primera, pueden estar por encima de nosotros.

Cada temporada, el equipo es completamente diferente, y del que llegó al Campeonato de España sólo quedan 3 jugadoras (1 en Soria), el resto de jugadoras, aún no han alcanzado el nivel de estrés competitivo y no son conscientes del potencial que tienen. De todas formas, el objetivo principal es tener opciones reales de disputar la Final Autonómica, y creo que con trabajo, el grupo lo conseguirá.

¿Hay diferencias entre entrenar equipos masculinos y equipos femeninos?

Existen muchísimas diferencias, las chicas son más trabajadoras y más testarudas a la hora de querer aprender una cosa, lo intentan hasta que lo consiguen. Los chicos tienen más facilidad para el aprendizaje deportivo, pero desisten antes a la hora de aprender algo.

Otro aspecto es el psicológico, los chicos, a medida que se hacen grandes, su egocentrismo aumenta y son más reacios a prestar atención. Las chicas, si las captas a la primera, las tienes para siempre, aunque se dispersan más fácilmente, pero son conscientes de ello, cosa que los chicos no.

¿Qué es lo mejor de ser entrenador?

La satisfacción de ver una jugadora poner en práctica aquellos conocimientos que le has intentado transmitir. Ver como se frustran con cada intento y su cara de felicidad cuando lo consiguen adquirir y lo realizan de forma inconsciente.

Además, crear en ellas hábitos en entrenamientos, partidos, viajes, que las hace más autónomas y nos deja a los entrenadores más libertad para poder trabajar. Esto demuestra la implicación de ellas.

Crear grupos de personas completamente diferentes, que sean capaces de luchar por un mismo objetivo y que sean conscientes de que lo han conseguido.

¿Cómo vives la previa a un partido?

Depende de cada grupo que he dirigido, ahora lo planteo como un entrenamiento más, planteo los objetivos individuales y grupales que debemos conseguir. Te preparas para disfrutar del camino, del aprendizaje.

Cuando dirigía al primer equipo, la situación era diferente y planteábamos diferentes objetivos, pero la preparación era diferente. Montar cámara, reunión previa, pretendes que todo el trabajo de scout para el partido salga

¿Un sueño para el club que te gustaría que se cumpliera?

Me gustaría que los dos equipos seniors, se encontraran en la categoría que se encontraran, estuvieran formados íntegramente por componentes de la cantera. Es un camino duro y que poco a poco iremos consiguiendo. Sería una señal de que el trabajo que se realiza ahora en la base y que durante años han realizado personas que por desgracia ya no están como Arturo Bellver, Yolanda Juan, Dani Sauco, y algunos más que se me olvidan, han servido para algo. Ya hay jugadoras y jugadores que han pasado por sus manos y que se encuentran jugando con los primeros equipos o incluso jugando en otros equipos.